martes, 27 de septiembre de 2016

EL SUEÑO DE UN NIÑO ALTA DEMANDA

Si sabes que tu hijo es capaz de estar hasta las 02.00h de la madrugada sin conciliar el sueño y, a pesar de intentarlo, después de pasar el día entero corriendo y jugando, sigue sin tener sueño, entonces necesitas leer este artículo.




     Desde hace unos 3 años, no transcurre ni un sólo día en que alguna persona me haga una pregunta acerca del sueño de un bebé y/o niño.

     A pesar de explicar a diario (unas 5 veces) que cada niño es un mundo y cada familia un universo, me sigue  dando vueltas mi cabeza la manera de cómo dar consejos prácticos para que un bebé o niño de alta demanda se quede dormido de manera rápida.

     Pues bien, tras mucho pensarlo, he dado con la clave.
     He aquí la pauta: NO HAY PAUTA GENERAL.

     ¿Qué quiero decir con esto? Bueno, pues que no existe una regla exacta ni un remedio mágico para que un niño alta demanda se quede dormido plácidamente a la hora que se cree adecuada o en el momento que se cree adecuado.

     Si hay algo que es característico en un niño AD es la falta de sueño.
     Apréndete esto:

  • Para un niño AD el mundo es demasiado interesante y distraído como para perder el tiempo durmiendo.
  • Para un niño AD la compañía de su madre, padre, abuel@ es fundamental y vital para conciliar el sueño.
  • Para un niño AD el estar solo en una cuna es el peor castigo que se le pudiera dar, ya que necesita el contacto físico como respirar, como alimentarse.
  • Para un niño AD nunca llega la hora de dormir, nunca hay sueño, siempre necesita vivir.
 
    

Para estos niños, el reloj no existe. Parece que sus días tienen 48 o 50 horas, porque nunca están cansados. Es más, tienen una auténtica batería de carga rápida que en tan sólo 15 minutos pueden tener energía para unas cuantas horas más.


     Entendiendo esto, querid@ lect@r, me gustaría que hicieras una reflexión. ¿Qué problema hay en ello?
 
     Tenemos la costumbre de intentar adoctrinar o acostumbrar a los niños recién nacidos - y no tan recién nacidos- a las rutinas adultas.
 
     A pesar de que las rutinas y los límites son necesarios para la salud mental del ser humano, imponer estos mismos a un niño con esta característica es, al menos, harto difícil.
 
    
     Como ya sabrás y por ello estás leyendo esto, el método Stivill  es totalmente insano para la salud del menor. El estrés que se produce en el llanto, durante la conciliación del sueño, está demostrado que es nocivo para del pequeño.
 
     Partiendo de la base de que estamos de acuerdo en la crianza respetuosa para tu hij@, sigamos adelante.
 
     El niño AD requiere  unas cuantas horas para poner su cerebro en modo relajación. Es decir, al igual que es capaz de ponerse de 0 a 100 en menos de 1 segundo, de 100 a 0 les cuesta un poco más. Por eso, tenemos que darle señales y bajar la intensidad de todas las estimulaciones posibles para que, de forma no verbal, entienda que el día se está acabando.  ¿Acaso cuando quieres frenar un coche pasas de 6 velocidad a primera de manera brusca? Pues eso mismo le pasa a un niño AD.

     Otra de las características de estos niños es la alta sensibilidad, en todos sus sentidos. No sirve explicarle con palabras que vamos a dormir si tenemos la tele encendida o la música muy alta, si le cantamos o acariciamos, si tiene calor o hambre, si le duele la rozadura del pie o si, simplemente, el pijama no le gusta. Todo es estimulación.

     Sabiendo que no van a dormir solos, que no podemos hacer ruido o poner canciones relajantes, que la televisión no le sirve para dormir, que no tienen objeto de transición para conciliar el sueño (muñeco, trapito, etc.) y que no van a cambiar su forma porque es una característica del temperamento ¿Qué sentido tiene dar una pauta?

     El sentido de la pauta viene cuando entiendas que, durante un tiempo, somos nosotros quienes que tenemos que adaptarnos a ellos y no a la inversa. Somos nosotros quienes debemos acompañarlos, acurrucarlos, acariciarlos y mimarlos hasta que aprendan a que el día se acaba y que ya ha terminado. Y la forma de hacerlo no es otra que grabándote a fuego en tu cerebro que tu hijo te necesita, que el no dormir no es un capricho. Pero tampoco es un privilegio que se pueda permitir.

     Hay que tomar el tema del sueño como parte de la maternidad y paternidad, como una etapa o transición en la vida que sólo durará unos meses o años  y que, ya mismo, echarás de menos.

     Se que estás cansad@, hastiado y estresad@, pero tu hij@ no tiene la culpa.

     Cuando el niño nota que estás obligándole a dormir a desgana, sin paciencia, sin amor, se siente indefenso y se irrita, porque considera que no estás bien o que existe algún peligro. Todo ello es debido a que "huelen" las emociones de los adultos, dado su hipersensibilidad, como antes he mencionado.
 
     Que tú tengas sueño y quieras dormir no hace que tu hij@ lo tenga. No tengas prisa en dormirlo y ten en cuenta estos consejos:
   
  • Mientras más estrés tengas por hacerlo, más tardará en dormir.
  • Disfruta de la hora de ir a dormir.
  • Haz tus tareas: cena, báñate, y realiza todas las cosas pendientes hasta que llegue la hora. Pero, qué hora? La que consideres necesaria para que NO TENGAS NADA MÁS INTERESANTE QUE HACER  QUE DORMIR A TU HIJO.
  • Esa hora la vais a elegir entre los dos o los tres, o los cuatro.
  • No importa el sitio. No importa la hora.
     Sólo importa que, cuando ya de señales de cansancio, tengáis la disposición de disfrutar para ir a dormir: baño, cena tranquilos y fuera estimulación, no hay juegos ni bailes.

     La pauta para dormir a un hijo AD:

     "No tengas prisa en hacerlo, sólo disfruta el momento"

 
 

miércoles, 3 de agosto de 2016

TALLER STOP RABIETAS

   El pasado viernes 29 de julio realizamos uno de los talleres más esperados y demandados por los padres.

   Se impartió en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Málaga (Avenida de Andalucía, entrada por la librería) el día 29 de Julio en horario de 17:00-19:00h.

   En esta ocasión, se realizó el asesoramiento de forma totalmente gratuita por Estefanía Villanueva, psicóloga perinatal y experta en Infanto-Juvenil.

   En este taller trabajamos de forma experiencial para mejorar los recursos particulares de cada padre/madre en la gestión y acompañamiento del comportamiento de su hijo.

   Además, te invitamos a que rellenes el formulario para conocer tus necesidades:

FORMULARIO RABIETAS